By

FoundQuiksilverVolkswagenmeduxa.com EVOraulreguera.com

Raúl Fdez de la Reguera, Bali, Agosto de 2012
Lejos de entrar en mil detalles que ya os habrán contado vuestros afortunados amigos, esos que han ido a Bali miles de veces y han cogido todas las olas y demás historias, voy a centrarme en mi experiencia y en lo que yo llamo “Cosas de Bali que no te contaron” o más bien, te contaron y son mentira!!! Allá vamos.

Tras varios años dejando en mi “lista de tareas” la opción de Bali, este verano pasaba a mi prioridad número uno. Así que el día 4 de Agosto salía de Cádiz, con una sonrisa de oreja a oreja dispuesto a conocer lo que todos llamaban “el paraíso”. Después de muchas horas de viaje, llegamos a Bali en plena noche, sobre la 1 de la madrugada. Teniendo en cuenta que anochece sobre las 18:30 / 19 h. os podéis imaginar, todo más que cerrado. Pillamos un taxi y directos a Leggies (era el sitio que habíamos reservado por internet). Casi sin ver nada, estábamos en la cama.

La primera mañana fue realmente espectacular. Al despertarnos y salir a la puerta del bungalow
detectamos que había mucho viento y feo… uffff a que me cuadra Bali tocado, no puede ser!.
Después de desayunar corriendo a ver el mar con más miedo que otra cosa, no podía estar tocado
de viento, el primer día no!. Al asomarnos a Bingín, mi mente se quedó totalmente bloqueada,
la vista desde las escaleras del point, la rompiente de impossibles al fondo, el agua macroglassi
y por supuesto, el viento que apenas pegaba y de componente totalmente offshore… no puede ser,
Leonardo Di Caprio estaba en lo cierto… hay una playa… Ya estoy yo en el agua!

Los primeros baños dejaron ver que estaba bastante en forma a pesar de llevar tiempo sin
pillar olas buenas. Creo que en líneas generales, el punto técnico es muy importante para
estar cómodo en condiciones buenas, con rompientes rápidas y secas. En este sentido
me quedé muy satisfecho porque realmente sentía que este viaje sería un examen de nivel personal.
Los resultados fueron muy buenos desde mi punto de vista (que suele ser exigente).

En líneas generales todas las olas me parecieron muy buenas pero rápidamente me “hice local”
de Bingín (que prácticamente surfeaba todos los días), Padang que sin duda creo que es la joya
de la corona cuando se pone seria (demás aguanta bien bastante tamaño) y por supuesto varias
rompientes de uluwuatu como “Race tracks / corner” o “The peak” sue también era bastante divertida.
También pasamos varios días en Canggu, una ola muy juguetona pero sinceramente, comparada
con las otras se queda en anecdótica.

Para terminar, os dejo las 10 cosas que te contaron de Bali y que no eran verdad (o no en mi caso):

1. La gente es super simpática.
No, la gente es normal, natural, alegre y feliz, lo que pasa es que por aquí hay mucho encabronado con tanto trabajo, presión, crisis… es la vida. ¿Como serías tú viviendo en un paraíso con olas todos los días y tiempo bueno? Pregúntale a los canarios!

2. El agua está caliente.
Olvídalo, lógicamente no está fría pero si quieres pasar largas horas en el agua, un corto es perfecto y además te protege del sol y de los golpes.

3. Hay mucho localismo.
Probablemente menos que en otros sitios y para no calentar el ambiente no daré nombres. Hay mucha gente pero si respetas y eres un poco vivo te puedes poner morado a pillar olas. Respeta pero no te duermas, es un consejo.

4. Es muy peligroso, mucho coral, olas muy secas…
No voy a decir que son olas fáciles pero si perfectas. Es lógico que se queda seco, que si te das una galleta puedes hacerte mucho daño pero no es distinto de otros sitios. Tahití, Canarias, Reunión, Hawaii… Muchos destinos son tan peligrosos o más que Indo, nadie dijo que fuese fácil.

5. Está lleno de mosquitos.
Menos que en cualquier pueblo de la costa de España en verano. Ni tantos ni tan malos. Pican con cariño y suavemente.

6. Hace mucho calor.
Otro tópico que no sufrimos en ningún momento. Incluso en Leggies dormíamos sin ventilador y con su poquito de sábana. OJO, somos de Cádiz pero una cosa normal, he pasado más calor en verano en Sope!.

7. Cuidado con lo que comes.
Te pueden contar el cuento de que si comes fruta o ciertas comidas puedes sufrir diarreas, dolores de estómago… NOOOOO!!! La comida es realmente buena, la fruta fresca maravillosa y si no te metes por la jungla a comer cosas raras no tienes porqué tener problemas. Disfruta de la comida local y déjate de hamburguesas.

8. Cuidado con los monos.
Si la gente nos molestase la mitad de la carga que aguantan esos pequeños bichos, seríamos mil veces más salvajes! Son divertidisimos y si los mosqueas se le pasa rápido, no son rencorosos (lo verás en mis vídeos, jajaja).

9. Todo es baratísimo.
Esto es una verdad a medias. Es muy barato en general pero “gracias” a la masificación y a la evolución que está sufriendo, especialmente la península de bukit, los precios son cada vez más altos. A ver que pasa de aquí a unos años. Es más cara una cerveza en Bali que en Cádiz.

10 Tienes que probar el Baby Gulim.
Aunque aparece en todas las guías como la comida típica de Bali (un cerdito asado con todos sus avíos) nadie nos había hablado antes de él. Lógico. De sabor extra fuerte, muy picante y con un poquito de todo, este manjar balines no es del agrado de todos. Si no eres un poco arriesgado,
no lo hagas. Como me dijo un amigo argentino ¿Conocés alguien que te dijera “tenés que probar el baby gulim”? No. Otra mentira.

Buenos people, es todo. Estos comentarios están basados en mi experiencia, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Encantado de la maravillosa experiencia y deseando volver. Terima Kashi Edu…. Sama Sama…

Tags: